LOG IN

Economía social en perspectiva de género: el desafío de las jóvenes generaciones

13 Dic 2016

Por Gabriela Nacht. Secretaría de Investigaciones del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini

Julia Villafañe, Juventud del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos

 

En Argentina, desde el año 1986 se realiza anualmente el Encuentro Nacional de Mujeres (ENM). Consiste en un encuentro abierto, horizontal, democrático, autofinanciado y auto organizado. Además, es federal, por lo que cada año se realiza en una localidad distinta del país. Incluso dada su relevancia, participan mujeres de otras latitudes que rompen las fronteras conociendo y compartiendo realidades y vivires.

Durante todo un fin de semana del mes de octubre, se llevan a cabo actividades en la ciudad anfitriona: un acto de apertura, una gran cantidad de talleres temáticos de discusión, actividades culturales autogestionadas, una marcha (donde las principales consignas giran en torno a la legalización y gratuidad del aborto seguro y la eliminación de la violencia de género), y una Asamblea de cierre, en la que se leen las conclusiones de los talleres y, además, se decide la ciudad sede del siguiente Encuentro. Mujeres de diferentes clases sociales, generaciones e identidades políticas debaten, co-organizan, conviven, dialogan, se dicen y se escuchan. Todo el amplio espectro del feminismo se siente representado en los ENMs, porque, como dice la consigna principal, “El encuentro somos todas”.

Este año, el ENM se realizó en la ciudad de Rosario, y asistimos cerca de 100 mil mujeres. Los casi 70 talleres fueron el corazón del Encuentro, y allí debatimos sobre una variedad de temáticas. Al final, se redactaron colectivamente por consenso/disenso (la forma democrática que distingue a los encuentros) las conclusiones de cada taller, para ser leídas en la Asamblea de cierre. Las temáticas de los talleres abarcaron áreas de diversa índole: tales como trabajo, familia, maternidades, participación política, salud mental, violencias, imperialismo, sindicalismo, y un largo etcétera...que nos convoca a pensar problemáticas y generar propuestas alternativas.

Un grupo de mujeres de la Juventud y Secretaría de Género del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos estuvimos presentes -como en cada Encuentro- en el taller de   “Mujeres y organizaciones productivas, cooperativas y economía popular.” La experiencia fue muy valiosa por el contenido de la discusión, por el intercambio generado entre mujeres de diferentes sectores sociales y generacionales, las miradas sobre el cooperativismo; y, también, por los distintos recorridos y experiencias. La diversidad y horizontalidad, ya manifiesta en la propia dinámica de organización del ENM también, estuvo presente en esas discusiones. Así, los talleres una vez más permitieron debatir en igualdad desde la experiencia laboral, profesional, la vivencia personal, el conocimiento académico, o la militancia territorial, tomando como base el aprendizaje recíproco. Volvimos con saberes y con la satisfacción de habernos conocido, reconocido y visibilizado entre las mujeres cooperativistas.

Como corolario, sólo una semana después de terminado el ENM, se realizó en Argentina la huelga y movilización de mujeres por la eliminación de la violencia de género. Este evento continuaba las manifestaciones iniciadas en 2015 realizadas bajo la consigna “Ni una menos, vivas nos queremos”, y tuvo réplicas en otros países de Latinoamérica. Si bien la lucha por la erradicación de la violencia de género tiene larga data, es innegable el lugar protagónico y masivo que tiene para las nuevas generaciones. Actualmente, es impensable un proyecto de justicia y democrático que no contemple las cuestiones de género.

Aunque falta muchísimo camino por andar, la masividad y visibilización de la violencia de género -que afecta a las mujeres como a cualquier otra identidad disidente, diversa, no heteronormativa- es una nota de la época. En este sentido, entendemos que las jóvenes hemos heredado conquistas históricas para las mujeres, pero también nos quedan espacios para repensarnos y tomar un rol activo.

Integradas e integrados en este contexto, la elaboración de políticas propias del movimiento cooperativo para erradicar la violencia de género al interior de cada organización es una tarea fundamental y urgente, y son las nuevas generaciones quienes han de motorizarla. En coherencia con los valores y principios que nos identifican, no podemos menos que dar el ejemplo desde la participación y la posibilidad de ir inaugurando horizontes más amplios para las mujeres cooperativistas del presente y del futuro. 

Geographical tags: 

Search regions

Faceted search for regions, this will show the regions graphic, clicking a region will start a faceted search based on that region. Africa Americas Asia and Pacific Europe Global